Mitomanía

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Es normal que como seres humanos, en algún momento de nuestra vida nos topemos con personas que nos digan cosas que luego resultan no ser ciertas, a pesar que esto normalmente, solía ser una anécdota para cada ser humano, hay que tener en cuenta que cuando esas mentiras pasan de ser esporádicas o ser mucho más constante, es muy probable que estemos hablando de la mitomanía, es decir una persona mitómana es por eso, que a lo largo de este artículo, podremos conocer mucho más acerca de las personas mitómanas.

Mitomanía: ¿Qué es?

Mitomanía: ¿Qué es?

Se conoce como mitomanía, o también catalogada como Pseudología fantástica a un trastorno psicológico, en el cual los pacientes que lo padecen son catalogados como mitómanos o también mentirosos patológicos, tienen ciertas conductas bastante frecuentes con lo que es el acto de mentir.

Ahora bien, esto hace que ellos puedan obtener distintos beneficios inmediatos, los cuales pueden ser como la admiración, la atención, entre otras. Es importante destacar que el término mitomanía, también tiene otro significado y en ocasiones, se relaciona con esa tendencia de admirar de forma exagerada a una persona o a una cosa, pero en esta oportunidad, hablaremos solamente de ese aspecto patológico de su significado.

En este sentido, podríamos decir, que en comparación con otras adicciones tales como la cleptomanía, la cual se da a través de ese deseo de robar compulsivamente sin buscar un enriquecimiento a nivel personal, en el caso de la mitomanía, digamos que puede que exista o no, esa intención de lograr engañar o estafar, sin embargo, se podría decir que el verdadero fin de este tipo de conductas es deformar la realidad, para así contar una historia personal que sea lo suficientemente llamativa.

Aunado a ello, es que, en un inicio, este tipo de narraciones pueden lograr ese efecto que es buscar que la persona que la escucha se sienta impresionado o cautivado, esto al sujeto le proporciona atención, respeto o incluso en algunos casos, hasta la admiración y esto es lo que hace que esa conducta se mantenga, logrando así que exista ese miedo a ser descubierto.

Asimismo, aunque en la mayoría de los casos el mentiroso compulsivo busca la manera por no ser descubierto en sus mentiras, cuando esto en realidad pasa y se llega a comprobar que todas sus historias no sean verdaderas, la persona mitómana tiene el efecto contrario a lo que es deseado, es decir, tanto las personas cercanas o familiares que hayan estado envueltos en sus mentiras, suelen rechazarlos y aislarse, ya que se sienten engañados y en el caso de muchas familias que tienen un integrante con este tipo de patología, suelen dejar de tenerlo en cuenta a la hora de tomar ciertas decisiones, o simplemente optan por no prestarle atención a nada de lo que comenta.

    ¡Contáctame, Si quieres mas información!





    Síntomas de la mitomanía

    Las personas que sufren de mitomanía normalmente tienen los siguientes síntomas:

    • Regularmente, tienen los niveles de ansiedad bastante altos, cuando se presentan situaciones que ellos catalogan como ideales para decir mentiras.
    • Tienen pensamientos que los incitan a mentir.
    • Dificultades para poder resistir el impulso a decir mentiras.
    • Sienten satisfacción cuando esas mentiras no se descubren.
    • Bajo nivel de autoestima.
    • No tienen muchas habilidades sociales.

    Adicional a estos síntomas, es importante resaltar que existen otras maneras de lograr identificar cuando una mentira es patológica y algunas de estas formas son:

    • Normalmente, estas personas hablan de distintas experiencias y logros en los que ellos son heroicos o victoriosos.
    • En ocasiones, puede que cuentan ciertas historias en las que ellos son las víctimas, que buscan esa simpatía por parte de los demás.
    • Las historias regularmente, son bastante elaboradas y llenas de muchos detalles.
    • Puede que existan distintas versiones de una misma historia.

    Ahora bien, existen algunos casos en los que este tipo de mitomanía normalmente, es un derivado de algún trastorno de la personalidad antisocial o también personas que dependen de distintas sustancias, sin embargo, es importante resaltar que puede que no existe una razón médica o psicológica para este tipo de comportamiento en específico.

    Causas de la mitomanía

    Para poder conocer un poco más de las causas de la mitomanía, es importante que hablemos acerca de un estudio, el cual fue publicado en el British Journal Of Psychiatry, ya que en este se establece una de las causas de este tipo de patología, es el desequilibrio a nivel neurológico, dentro de este estudio podemos encontrar que se establece que normalmente, las personas mitómanas tienen un incremento en lo que es la materia blanca que se encuentra en el cerebro.

    Por otra parte, tenemos que el Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences, establece que regularmente, las personas que mienten de forma compulsiva tienen una disfunción hemitilámica derecha, también existen otras investigaciones que hablan acerca de causas a nivel psicológico, como lo pueden ser la baja autoestima, no tener mucho contacto social, inseguridades y cierta dificultad a la hora de aceptar la realidad.

    ¿Hay una cura para la mitomanía?

    ¿Hay una cura para la mitomanía?

    Una perspectiva según psicólogos, podemos llegar a la conclusión de que la mitomanía, es un trastorno que puede ser curable y uno de los primeros pasos para que esto se pueda llevar a cabo es que el paciente se convenza que su problema es psicológico, y que debe acudir a terapia lo más pronto posible.

    Igualmente, esto de igual modo, sucede con cualquier tipo de adicción, ya que la persona normalmente, no busca ayuda puesto que no quiere curarse, lo mismo pasará con las personas que son adictas al tabaco puede que lo dejen un tiempo y luego recaen, sin embargo, no todos los profesionales de la salud tienen la idea que esta patología tenga una solución clínica e incluso muchos suelen utilizar mentiras dentro de la misma terapia, ya que se hacen pasar por personas completamente sanas, y eso hace que sea complicado para el profesional trabajar con el paciente.

    Cabe destacar, que existen casos en los que algunos pacientes dejan de acudir a las sesiones, ya que pone cosas a sus parejas o familiares diciéndoles que el psicólogo o el doctor le dijo que ya se encontraba en óptimas condiciones, normalmente, para este tipo de situaciones una de las terapias más utilizada es la cognitivo conductual ésta es la que se utiliza, ya que puede ayudar a trabajar el aspecto de la autoestima, la refuerza y le enseña a la persona a que sea capaz de valorarse tal y como es, también busca que el individuo pueda disminuir el número de veces en el que miente durante el día.

    Asimismo, las situaciones que presenta cada mitómano puede ser bastante distintas, ya que algunos casos en los que son llevados a la fuerza, puede ser por sus parejas o familiares como también puede suceder completamente al contrario, existen también algunos casos en los que la persona sana es capaz de llegar a chantajear a su cónyuge, el cual sufre de esta patología, si este no acude a terapia lo más pronto posible, recordemos que es muy complicado que una persona con este tipo de patología sea capaz de reconocer que existe un problema, incluso cuando ellos sean descubiertos en algún tipo de mentira ellos hacen lo posible por evadir esa situación.

    Círculo vicioso de la mentira

    Normalmente, las mentiras siempre han formado parte del ser humano y estas se pueden dar ya sea por falsificación, omisión, surgiendo así de una forma espontánea para que la persona pueda evitar a toda costa un castigo o para excusarse de algún tipo de comportamiento, por ejemplo, cuando una persona llega tarde a su trabajo o no realizó la tarea que correspondía a la clase, es muy normal que se genere una mentira.

    Por consiguiente, digamos que estas mentiras pueden generar distintos beneficios para la persona que las hace, lo cual puede originar un refuerzo que ocasiona que esas conductas se sigan repitiendo, ya que él o ella va a llegar a la conclusión, de que mientras más se repiten las mentiras menos tareas, sin embargo, debemos tener en claro que existe una línea bastante delgada entre lo que es un comportamiento que busca ese beneficio inmediato y una conducta que resulta adictiva, ya que esta última se adquiere por una serie de peticiones pero sobre todo por esa sensación de impunidad que tiene la persona que está realizando las mentiras.

    Habitualmente, todos los seres humanos no estamos exentos de caer en ese círculo de la mentira ya sea como una víctima, o como el mentiroso, normalmente, cuando una persona es adicta aunque ésta quiera no va a lograr dejar de mentir, ya que esto ha formado parte de él por mucho tiempo, y conforma esa forma que tiene de comportarse y relacionarse con las demás personas y es el punto en el que el individuo se siente indefenso, si no adorna la verdad con distintas mentiras para que esta resulte mucho más interesante.

    Para finalizar, debemos agregar que la mitomanía, sin duda, es un tema bastante interesante, y aunque para muchas personas decir mentiras de forma compulsiva no es un problema muy grave y la verdad es que puede acarrear distintas consecuencias en la vida cotidiana de ese ser humano mental, es muy importante y que en dado caso de tener alguna sospecha que algún familiar o conocido tiene estas características, entonces es necesario que este acuda con ayuda profesional para que pueda superar este trastorno.

     

    ¿Quieres Hablar conmigo?

    Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible

    Nuestros post más leídos

    Entradas relacionadas

    Jessica Davó García

    Jessica Davó García

    Graduada en Educación Infantil por
    la Universidad Católica, San Antonio de Murcia (UCAM), graduada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), especializada en Trastornos
    del Espectro Autista y Atención Temprana.

    Deja un comentario