Trastorno del Vínculo

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En muchas ocasiones, no somos los suficientemente conscientes de la importancia que tiene el dedicar tiempo de calidad a nuestros hijos, a pesar de que en la actualidad, la Psicología Infantil habla acerca de que los tiempos no son de mala calidad, puede ocasionar que en nuestros hijos puedan tener miedo, retraimiento o inseguridad.

Trastorno del Vínculo

Asimismo, además de esas consecuencias, también tenemos otras mucho más preocupantes, como lo son, por ejemplo, el Trastorno del Vínculo, este normalmente, se da cuando se produce alguna ruptura traumática en ese lazo afectivo entre el niño y su madre en edades tempranas.

Sin duda, esta enfermedad es bastante reciente y no muy conocida, es por eso que en este artículo hablaremos más a profundidad acerca de esta enfermedad tan peculiar.

Trastorno de Vinculación.

El Trastorno de Vinculación lo podríamos definir como una manifestación, que presentan algunos niños y niñas, la cual se basa en conductas disruptivas de hiperactividad e impulsividad, las mismas, se producen a través de la ruptura de un lazo afectivo entre el niño y sus padres, especialmente con la figura materna.

Normalmente, este tipo de vínculo se relaciona con niños que han sufrido algún tipo de experiencia traumática tales como, maltrato, abusos, entre otras, sin embargo, en la actualidad se ha detectado un gran aumento de casos relacionados, en los que, la causa principal puede ser las largas jornadas laborales de los padres o madres y el poco tiempo que estos le dedican a sus hijos.

Ahora bien, cuando existe cualquier tipo de problema de vinculación durante las edades tempranas, la solución o el objetivo fundamental en estos casos, es reforzar la línea emocional que tiene el paciente, ya que a medida que el niño vaya aumentando su nivel de confianza en sí mismo, también proporcionando un mayor apoyo afectivo, además de un ambiente estable y predecible.

Cabe destacar, que según la edad o la historia puede ser necesario, en ocasiones reelaborar antiguos traumas o acompañar al niño dentro de la etapa del afrontamiento a nuevas situaciones.

Trastorno de Apego Reactivo: DSM-V.

El Trastorno de Apego Reactivo (RAD) forma parte de un grupo de diagnósticos que lleva por nombre trastornos relacionados con el trauma y el estrés. Este tipo de trastornos es un grupo de afecciones psiquiátricas, las cuales pueden incluir:

  • El trastorno por estrés postraumático (TEPT).
  • El trastorno por estrés agudo.
  • El trastorno de apego reactivo.

En este sentido, cada uno de esos trastornos anteriormente mencionados se caracterizan debido a una reacción adversa, a una o más experiencias traumáticas o muy estresantes.

Ahora bien, según el manual de diagnósticos y estadísticas de trastornos mentales (DSM-V), se puede definir como un evento traumático, una situación en la que el paciente puede llegar a experimentar una sensación de que está amenazado o es testigo de alguna lesión grave, muerte o incluso violencia sexual.

Por ejemplo, el trastorno por estrés postraumático y el trastorno por estrés agudo son característicos, debido a que poseen un conjunto de cambios adversos a nivel cognitivo de comportamiento y emocionales. Estos, normalmente ocurren después de la experiencia de uno o más eventos traumáticos.

Es menester, que ambos trastornos tienen en común ciertos recuerdos invasores y perturbadores de los eventos traumáticos, cambios cognitivos y emociones adversas comportamientos de evitación, además una mayor reactividad autonómica.

Por lo tanto, mientras que el trastorno por estrés agudo suele ser diagnosticado cuando los síntomas llegan a aparecer un mes posterior al evento traumático. En el caso de trastorno por estrés postraumático este suele ser diagnosticado de forma correcta cuando los síntomas duran un mes o más.

Ahora bien, en el caso del trastorno de apego reactivo suele ser diagnosticado solamente en niños, esas edades características de a qué preguntas conductas vividas y emocionalmente retraídas hacia las personas que cuidan del niño. Esto también va relacionado junto a trastornos sociales y emocionales.

En este sentido, este tipo de enfermedad suele ser una reacción adversa a una negligencia o cambio repentino por parte de los padres, así como también puede ser la consecuencia de una crianza en circunstancias adversas como, por ejemplo, los niños que viven su infancia dentro de instituciones sin tener un contacto frecuente con sus padres.

    ¡Contáctame, Si quieres mas información!




    Trastorno del Vínculo Afectivo.

    Lo que se conoce como Trastorno del Vínculo Afectivo se puede ver en la ausencia durante los primeros años de vida de una persona, que genera una carga afectiva o que colme las necesidades del bebé y establezca un vínculo afectivo, al cual el niño se encuentre apegado. Normalmente, este tipo de situaciones se puede dar ante los siguientes casos:

    • Cuando un niño es abandonado o se encuentra en una situación, sin ninguna figura afectiva.
    • Los niños cuando han vivido ciertas rupturas repetitivas con figuras que tienen una referencia afectiva para ellos.
    • Cuando el niño posee una figura de referencia afectiva y esta no responde ni suple a sus necesidades.
    • También se puede dar cuando los niños tienen cuidados insuficientes o cuidados excesivos.
    • Cuando la figura de referencia afectiva presenta un gran nivel de inestabilidad y falta de disponibilidad, lo cual puede ocasionar del niño una patología precoz grave.
    • Abuso psicológico, físico o sexual.
    • Los niños que no tienen en sus etapas de desarrollo ninguna figura afectiva.

    Sin embargo, tomando en cuenta lo anteriormente mencionado es importante resaltar que algunos niños que viven ciertos eventos traumáticos durante su primera infancia, no necesariamente presentan un Trastorno del Vínculo Afectivo, ya que en contextos bastante similares cada niño puede reaccionar de una forma distinta.

    Origen del Trastorno de Vínculo Afectivo.

    Como ya lo hemos mencionado antes los Trastornos de Vínculo Afectivo, hacen parte de un conjunto de problemas de adaptación en los niños, los cuales no han tenido respuesta a sus necesidades de protección, así como también no han recibido los cuidados necesarios para que estos puedan sentirse seguros durante los primeros años de vida.

    Igualmente, este tipo de enfermedad normalmente es bastante compleja y es por eso, que a continuación conoceremos algunos de los criterios más relevantes de esta enfermedad:

    • Comportamiento Antisocial durante la Infancia.
    • Los niños con Trastornos de Vínculo Afectivo pueden presentar una serie de comportamientos, intimidantes, violentos y agresivos, además, que su capacidad de aprendizaje se basa en el castigo y la prohibición. Normalmente, los niños con esta enfermedad suelen tener intenciones sádicas o denominadas como socialmente destructivas, para hacer daño a otros niños o incluso a los animales, ellos al hacer este tipo de acciones no manifiestan vergüenza ni ningún sentimiento de culpa, ni remordimiento, también suelen acusar a los demás cuando alguien les reprocha su comportamiento.
    • Por último, tenemos lo que es el comportamiento del Vínculo Afectivo no selectivo, aquí el niño normalmente se mostrará encantador y confiado con cualquier persona que llegue a conocer, puede ser incapaz de diferenciar entre lo que es el plano afectivo del círculo familiar al que no lo es.
    • Debidamente, estos niños son catalogados como pegajosos, ya que muestran comportamientos y maduros para el vínculo afectivo, regularmente suelen tener relaciones muy breves y superficiales. El niño puede llegarse a sentir discapacitado a la hora de desarrollar con otros, ya sea relaciones de servicio y amistad.
    • Esta situación puede estar estrechamente relacionada con las competencias sociales, ya que compromete y distorsiona también otros aspectos de la vida del niño como lo es jugar, aprender, trabajar, tener amigos o formar parte ya sea de su familia o algún grupo en general.

    Trastornos del Apego en Adolescentes Adoptados.

    En un inicio mencionamos la importancia de los cuidados que reciben los niños durante la infancia temprana, ya que estos marcan el desarrollo del mismo, cuando hablamos de que un niño ha tenido una buena atmósfera en su infancia temprana, factor que se toma en cuenta por todo lo que genera, se puede desarrollar alguna problemática, pero en muchos años si, es por eso que se tiene muy en cuenta su importancia.

    Debido a lo antes expuesto, durante la primera mitad del siglo 20 se tenía como idea que los niños poseían una serie de capacidades, las cuales hacen que este pueda sobrevivir restando importancia al entorno y a los cuidados de sus padres, incluso se llegó a catalogar como algo bastante objetivo, sin embargo, fue John Bowlby quién demostró todo lo contrario, ya que existe un fuerte vínculo inicial de apego entre los padres y los hijos, esto elabora lo que es la teoría del apego, separación y perdida, que es muy conocida hoy en día como el Trastorno del Apego.

    Por lo tanto, estas son las situaciones que, sin duda, afectan a los niños y adolescentes que sufren algún tipo de abandono durante la niñez y enfrentan un proceso de adopción, ya que estos deben reconducir la actitud dañina del niño hacia lo que es un apego seguro, el cual se debe basar en el estímulo de la confianza y una tensión equilibrada de parte del cuidador, en este caso la persona que decida adoptarlo.

    Aunado a esto, es un proceso para nada sencillo, ya que puede ser bastante largo y complejo, debe estar fomentado en la paciencia y el respeto dentro de un núcleo familiar estable, lejos de cualquier tipo de problema o frustración.

    De esta manera, es importante resaltar que ante la actitud que puede experimentar el adolescente o el niño, los padres que no han adoptado pueden sentirse de cierta manera desanimados, ya que no se cumplen sus expectativas luego de la adopción, esto es importante que no se transmita al adolescente.

    De igual manera, logrando así que el niño y el adolescente no muestra ningún tipo de cariño, afecto y los padres no pueden sentirse desanimado, ya que es algo completamente normal al atravesar este proceso.

    Sin duda, es importante conocer acerca del Trastorno del Vínculo, ya que al ser una enfermedad bastante reciente para muchas personas se le hace desconocida, es por eso que este artículo te brinda las herramientas necesarias para que puedas conocer muchísimo más sobre esta enfermedad.

    Para finalizar, que se logre prepararte ante la existencia de la misma y saber cómo detectarlo, recordemos que la salud mental es lo más importante y que toda patología se debe llevar de la mano con un profesional en el área.

    ¿Quieres Hablar conmigo?

    Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible

    Nuestros post más leídos

    Entradas relacionadas

    Jessica Davó García

    Jessica Davó García

    Graduada en Educación Infantil por
    la Universidad Católica, San Antonio de Murcia (UCAM), graduada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), especializada en Trastornos
    del Espectro Autista y Atención Temprana.

    Deja un comentario