Depresión Infantil

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En muchas ocasiones hemos escuchado hablar acerca de la depresión, puesto que es un problema de salud mental que se da de forma muy frecuente en la actualidad a nivel mundial, tanto así que se puede considerar que ha alcanzado proporciones epidémicas.

Depresión infantil: Síntomas

A veces cuando hablamos sobre este tipo de trastornos, es imposible no imaginar a una persona con síntomas como tristeza, pérdida de la capacidad para disfrutar, llanto frecuente, insomnio, entre otros. En ocasiones, nos hemos preguntado sobre si la depresión solamente ocurre en esa etapa de la vida o si se puede presentar durante otras.

Es por eso que en el presente artículo hablaremos acerca de la depresión infantil, la cual es muy importante en la actualidad, esto se debe a que muchas veces la confundimos con alguna otra enfermedad, o simplemente llegamos a pensar que solamente es una fase por la que está atravesando el niño.

Depresión infantil: Síntomas

Aunque para muchas personas resulta increíble la existencia de la depresión infantil, cabe resaltar que es una enfermedad que ocurre con mucha frecuencia; además tiene una serie de síntomas bastante característicos que puede llegar a ser similar a la depresión en adultos, a continuación, se darán a conocer los síntomas que se puede presentar.

Dificultad para expresar cosas positivas sobre sí mismo

Cuando un niño padece depresión infantil suele expresarse de una forma negativa sobre sí mismo, en ocasiones tienden hacer aseveraciones sobre su vida personal, las cuales pueden llegan a ser muy duras y esto puede sugerir que el paciente tiene una autoestima base dañada.

En ocasiones los niños con depresión infantil tratan de rechazar a otros a la hora de jugar, debido a que sienten que no hacen las cosas bien, por el simple miedo a ser rechazados o que los traten de mala forma. Es por ello, que normalmente evitan cualquier tipo de juego simbólico, los cuales son necesarios para un desarrollo saludable.

Es importante resaltar que estos niños cuando se describen lo hacen con aspectos negativos, donde se puede ver reflejado un patrón de pesimismo sobre el futuro y culpabilidad. Los sesgos que se ven relacionados a esas situaciones, estos pueden ir entrelazados con la atribución de responsabilidades o también a expectativas de las cosas que están por venir.

    ¡Contáctame, Si quieres mas información!




    Por otra parte, esto puede estar siendo ocasionado por sucesos estresantes que atraviesa el niño y van asociados con su estado emocional, los mismos pueden ser:

    • Conflictos entre los padres.
    • Rechazo escolar.
    • Violencia Doméstica.

    Por último, debemos tener en cuenta que la falta de confianza puede generalizarse durante la vida cotidiana del niño, lo que puede afectar negativamente en el desempeño del niño en cualquier ámbito que intente desenvolverse.

    Aspectos Orgánicos

    Cuando un niño padece de un trastorno depresivo, es normal que muestre cierto descontento por problemas físicos, los cuales generan constantes visitas al médico y esto interfiere en sus idas al colegio. Dentro de estos síntomas físicos tenemos:

    • Dolor de cabeza en la frente y nuca.
    • Malestares abdominales en ocasiones incluyen diarrea o estreñimiento.
    • Fatiga.
    • Náuseas.

    Irritabilidad

    Dentro de la depresión en adultos es muy común encontrar lo que es la irritabilidad como síntoma principal. Esto de igual forma aplica en la depresión infantil, normalmente son los padres quienes notan estos síntomas en los niños de forma en la que se dan las emociones del mismo.

    Normalmente los padres son excelentes a la hora de identificar conducta negativa en los niños, pero asimismo suelen ser muy imprecisos a la hora de indagar sobre sus matices internos. Por esta razón, en algunos casos el motivo de consulta inicial no es igual que el problema a tratar en sí.

    Síntomas vegetativos y cognitivos

    En ocasiones el trastorno de depresión infantil se puede ver relacionado con una serie de síntomas, los cuales implican funciones tales como la cognición, el sueño, apetito o incluso la motricidad.

    Durante los primeros años de vida el niño es muy común que presente síntomas como el insomnio, pérdida de peso, agitación motora, sin embargo, a medida que van pasando los años se va convirtiendo más habitual que sufra de hipersomnia, aumento del apetito y también un enlentecimiento psicomotor. Es importante destacar que esto resalta muchísimo más en los ambientes escolares, ya que causa que se pierda la atención fácilmente y genera una dificultad para concentrarse.

    Depresión infantil: Causas

    Aislamiento social y anhedonia

    Es muy común que dentro de esta enfermedad se encuentre la presencia de anhedonia, la cual indica que el niño se encuentra en un estado depresivo severo. Cuando esta se hace presente, genera una dificultad para que el niño pueda experimentar placer con lo que antes era reforzante para él, esto puede incluir tanto actividades sociales como lúdicas.

    De esta manera, pueden llegar a sentirse apáticos o desinteresados por explorar su entorno, logrando así generar que se distancie y puedan ceder ante una nociva inactividad. Estas situaciones ocurren es cuando se hace evidente que el niño no está presentando solamente problemas de conducta, sino una situación totalmente diferente ya que es un síntoma muy característico en la depresión de adultos.

    Tomando en cuenta los efectos de la anhedonia podemos encontrar que surge también cierta tendencia al aislamiento social, también negatividad a la hora de participar en habilidades compartidas como son juegos, rechaza la escuela, relacionarse con otras personas, entre otros.

    Depresión en niños

    Muchas personas creen que la depresión en niños se da de igual forma que en adultos, la verdad es que esto no es así ya que presenta múltiples diferencias, las cuales se pueden reducir a medida que transcurren los años y llegan a una etapa de adolescencia.

    Esto no es más que un problema de salud, el cual posee una expresión que puede variar según el período evolutivo. De esta manera, se puede resaltar que muchos niños no saben utilizar palabras adecuadas, que describan su sentir interior y esto sin duda puede ocasionar que se haga complicado realizar un diagnóstico.

    Por ejemplo, sabemos que la tristeza no es más que una emoción y se encuentra muy marcada en los niños que sufren de depresión. Sin embargo, existen ciertas dificultades a la hora de gestionarla, las cuales puede generar ciertos síntomas algo distintos que a un adulto. Es por eso que se requieren estrategias distintas de afrontamiento para poder llegar a tener un avance en su desarrollo psíquico y neurológico.

    Según una serie de estudios realizados, se puede llegar a la conclusión de que existe una prevalencia para la depresión en la infancia entre un 0.3% y 7.8%, esto puede llegar a tener una duración aproximada de 7 a 9 meses, es importante resaltar que esto suele ser bastante similar a la depresión en adultos.

    Depresión infantil: Causas

    Se debe tener en cuenta que no existe una causa en específico de la depresión infantil, pero si una serie de factores de riesgos ya sea biológicos, psicológicos o sociales, los cuales contribuyen a su aparición. Es por eso que a continuación conocerán de forma detallada las posibles causas más relevantes según la literatura.

    Tipos de depresión infantil

    Estilo cognitivo de los padres

    Es muy común que los niños tiendan a interpretar hechos cotidianos de su vida, como términos bastante catastróficos y muy desproporcionados, los cuales buscan explicar este fenómeno cuando se da, sin embargo, se llegó a un consenso muy amplio donde se hace referencia a que podría ser el resultado de un aprendizaje vicario.

    Esto se debe a que el niño puede adquirir un estilo de uno de sus padres, con la finalidad de poder interpretar las adversidades y adoptando estás actitudes como propias, esto puede suceder debido a que las figuras de apego siempre son modelo de conducta para los niños

    Es importante resaltar que este fenómeno se puede encontrar dentro de otros trastornos, que están categorizados dentro de lo que es la ansiedad clínica. Es por esta razón, más un estudio realizado, que se llegó a la conclusión de que cuando uno de los padres padece depresión, existe una mayor probabilidad de que el niño lo padezca. Sin embargo, aún faltan más estudios que puedan determinar el conocimiento preciso sobre como la genética y el aprendizaje pueden contribuir en este trastorno.

    Conflictos entre los padres

    En ocasiones los padres suelen tener ciertas dificultades a la hora de relacionarse, eso puede generar en los niños cierta sensación de desamparo. Tomando en cuenta esto se puede llegar a la conclusión de que una mala relación entre los padres, puede contribuir a que el niño logre sentir su seguridad amenazada, esto puede ir relacionado también con miedos habituados.

    Por otra parte, recordemos que los gritos y amenazas pueden generar ciertas emociones tales como el miedo, esta sin duda se pueden instalar en los niños de forma decisiva generando una experiencia interna desagradable.

    Según una serie de estudios realizados se pudo llegar a la conclusión, que cuando existe cierta calidez por parte de las figuras de apego durante la crianza, puede reducir notablemente que el niño llegue a desarrollar ciertos problemas emocionales.

    Violencia familiar

    Otra posible causa fundamental en la depresión infantil, puede ir relacionada cuando el niño sufre algún tipo de abuso sexual y maltrato, ya sea físico o psicológico, puesto que son determinados como factores de riesgos muy importantes que pueden llegar a ocasionar una depresión infantil. Es por esa razón, que cuando un niño tiene un estilo de crianza muy autoritario, en los que se le impone cosas de forma brusca, se puede generar en ellos cierta ansiedad y depresión.

    Sucesos estresantes

    En ocasiones dentro de nuestra vida nos vemos expuestos a sucesos estresantes, estos nos pueden afectar mucho más cuando somos niños y atravesamos situaciones como el divorcio de nuestros padres, mudanzas, cambios de escuela, entre otros, llegando así a ocasionar sin duda un trastorno depresivo.

    En este caso se puede relacionar mucho a la depresión en adultos, ya que este mecanismo suele ser muy similar y se puede ver una tristeza como un resultado natural ante el proceso de adaptación que atraviesa el niño, debido a la pérdida que está atravesando.

    Rechazo

    Podemos encontrar cierta evidencia acerca de que los niños que tienen un círculo de socialización pequeño, poseen un mayor riesgo de sufrir depresión. En ocasiones también puede ir entrelazado cuando los niños sufren de bullying o tienen experiencias constantes de humillación, castigo, rechazo, entre otros. Esto se puede ver directamente asociado con la depresión infantil e incluso en algunos casos puede hasta fomentar la ideación suicida.

    un diagnóstico se debe hacer a través de una entrevista clínica

    Tipos de depresión infantil

    Sabemos que la depresión en adultos tiene ciertos tipos y en este caso también es así, es por eso que conoceremos sobre los tipos de depresión infantil que existen:

    • Distimia: la distimia se traduce como un tipo de tristeza muy leve, el cual suele prolongarse y durar un largo periodo de tiempo.
    • Trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo: sin duda esto se podría considerar como una forma menos severa que la anterior, es por eso que para ser diagnosticada correctamente se debe encontrar existente durante un período menor a los 6 meses.
    • Presión mayor: presión mayor afecta de forma significativa las actividades de la vida diaria en los niños tales como la escuela, vida social, relaciones familiares, entre otros. Todo esto debido a que el niño puede llegar a presentar un estado de ánimo bastante irritable o incluso depresivo, falta de interés por absolutamente cualquiera actividad en un período aproximado de 2 semanas. Los casos se pueden observar lo que son los intentos autolíticos, que pueden llegar a hacer actos suicidas, pero no implican la muerte de forma directa. Es importante resaltar que esto último no es como en los niños cuando son muy pequeños.

    Diagnóstico se la depresión infantil

    La depresión infantil suele ser un tema bastante extenso y complicado, una de las preguntas más frecuentes va acerca de cómo se diagnostica, es importante resaltar que el diagnóstico tiene que ir de la mano con un profesional, que tenga experiencia en esta enfermedad.

    A la hora de emitir un diagnóstico se debe hacer a través de una entrevista clínica, donde se realice una serie de técnicas específicas, las cuales deben ser tanto verbales como no verbales, limitaciones cognitivas y de verbalización dentro de ese grupo de edad, ya que se trabaja con niños a los cuales se les hace difícil en ocasiones expresarse correctamente.

    Todo ese diagnóstico debe ir acompañado de una evaluación psicopatológica, ya que esta es fundamental para brindar información por los padres, así como también del entorno escolar de los niños. Una vez que se toma el verbatum de los padres se evalúa el niño, luego se procede a realizar una serie de pruebas complementarias, que son necesarias y estás pueden ir de la mano tanto de médicos psicólogos, como enfermeras, todo esto con la finalidad de emitir el diagnóstico correcto.

    Por último, es importante mencionar que la frecuencia de la depresión es muy alta tanto en niños como en niñas, se puede dar mucho antes de la pubertad. Sin embargo, a partir de esa etapa es cuando comienzan a cambiar un poco las estadísticas, ya que señalan que las niñas tienen un mayor riesgo de sufrir depresión.

    ¿Quieres Hablar conmigo?

    Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible

    Nuestros post más leídos

    Entradas relacionadas

    Jessica Davó García

    Jessica Davó García

    Graduada en Educación Infantil por
    la Universidad Católica, San Antonio de Murcia (UCAM), graduada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), especializada en Trastornos
    del Espectro Autista y Atención Temprana.

    Deja un comentario