Bullying en el Colegio.

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En la actualidad, una serie de estudios han demostrado que, durante el tiempo de la pandemia, y todas las nuevas tecnologías que han surgido, han ocasionado un aumento notable en los casos de acoso escolar. Se podría decir que, estadísticamente uno de cada cinco niños en las escuelas sufre de acoso, y solamente un 15% puede contarlo.

Consecuencias del Bullying.

En este sentido, es ahí donde radica la importancia de poder educar a los niños desde pequeños, para que sepan identificar los tipos de violencia, que pueden existir al hablar acerca de la situación que les está pasando, y así actuar de una mejor forma ante esta problemática, en este artículo abordaremos todos los temas que engloban el bullying en el colegio.

¿Qué es el Bullying?

El acoso escolar o bullying, se puede definir como un comportamiento de tipo agresivo o indiciado, que se da entre niños de edad escolar. Este suele ser bastante característico, por la diferencia que existe sobre el balance de poder. Del mismo modo, este tipo de comportamientos puede que sean de forma repetitiva, así como también puede ocurrir una sola vez muy contundente como, por ejemplo, que se suba un video humillante a Internet.

Debido a ello, en algunas ocasiones el acoso escolar, suele ser de forma física y esto hace que sea fácil de reconocer, sin embargo, puede ocurrir de una forma encubierta y silenciosa, lo cual esto se puede hacer a través de rumores, o haciendo uso de internet y dispositivos móviles, donde se puede ocasionar de igual forma, un gran daño emocional.

Igualmente, este tipo de agresiones se podría decir que cada vez, se van extendiendo muchísimo más, y esto en parte se debe, a la aparición del cyber bullying durante los últimos años.   Sin duda, este tipo de ataques puede desencadenar una serie de efectos negativos, como es la baja autoestima, bajo desempeño escolar, depresión, abandono escolar, entre muchas otras, que pueden ir hasta actos suicidas.

Ahora bien, es importante hacer énfasis en la diferencia que existe entre el bullying y los conflictos o pleitos, que ocurren normalmente entre los niños. Dentro del bullying, tenemos que esto no es una agresividad completamente dirigida con el fin de obtener algo, sino que es más bien una forma repetitiva de violencia, la cual tiene como objetivo principal rebajar al otro comúnmente, esto ocurre sin ninguna ganancia secundaria de por medio.

    ¡Contáctame, Si quieres mas información!




    De igual manera, el victimario tiene esa necesidad constante de afirmar su posición de superioridad y colocar al otro en una posición de inferioridad, es importante resaltar, que en estos casos no sólo se encuentra lo que es la víctima y el verdugo, sino que también hacen juego los terceros que son los testigos directos, o virtuales del daño que se está ocasionando.

    Aunado a ello, se podría decir que el papel que juegan los testigos no es algo sin importancia, ya que normalmente, el intimidador busca cierto público que a pesar de que sea silencioso y pasivo, lo haga sentir como el más fuerte, es esta situación la que contribuye a que se mantenga ese estado de superioridad. Por otra parte, la humillación que recibe la víctima aumenta más debido a las personas que observan dichos actos.

    Consecuencias del Bullying.

    Al igual que otros tipos de maltrato, el acoso escolar sin duda, puede desencadenar distintos trastornos psicológicos en diferentes grados, en algunos casos que llegan a ser muy graves, puede desencadenar intentos de suicidio por parte de la víctima.

    Normalmente, es por esa razón, que se debe velar por la prevención y detección a tiempo de este tipo de abusos, ya que esto puede de cierto modo minimizar las consecuencias. Dentro de los posibles trastornos a nivel psicológico, que se ocasionan debido al bullying, tenemos:

    • Dificultad en las relaciones sociales: Esto se puede dar debido a las malas experiencias que se han vivido y es por eso, que la persona le cuesta establecer cualquier tipo de relación interpersonal, ya que no confían fácilmente en los demás.

     

    • Aislamiento social: En muchos de los casos más graves el niño puede cerrarse por completo, ocasionando así que se aísle de cualquier tipo de entorno social.

     

    • Trastorno del estado del ánimo: Esto puede desencadenarse con tendencia a la apatía, la tristeza y también irritabilidad o enfado.

     

    • Trastorno de ansiedad: Este puede estar ocasionado debido a la frustración, los sentimientos de impotencia, el miedo y la desconfianza.

     

    • Trastornos depresivos: Esto ocurre debido a que los niños y adolescentes normalmente, muestran síntomas como la irritabilidad y no dan a demostrar la tristeza o decaimiento, el cual es bastante característico en la depresión adulta.

     

    • Problemas de autoestima y autoconcepto: Es muy común que todo el autoestima y autoconcepto, se ve afectado debido a las burlas y constantes humillaciones que estas personas suelen recibir, haciéndolos llegar a creer que son peores que los demás.

     

    • Trastorno de alimentación: En estos se pueden ver también como un resultado del bullying, desencadenando una anorexia o bulimia, esto en ocasiones, va relacionado con la falta de autoestima.

     

    • Somatización: En este ámbito, se incluye cualquier dolencia física que no tenga ninguna causa médica como vómitos, dolor abdominal, dolor de cabeza, entre otros.

     

    • Trastornos del sueño: También puede afectar el sueño, generando un trastorno en esa área como insomnio, tener pesadillas, despertarse muy a menudo, entre otros.

     

    • Trastorno de estrés postraumático: Hace referencia a una reacción psicológica bastante fuerte, ante una situación que resulta estresante o traumática.

    Bullying Social.

    ¿Cómo detectarlo?

    Es muy común que las personas que sufren este tipo de agresiones, no hablen abiertamente de lo que les está ocurriendo a sus victimarios, es por eso, que tanto los padres como los educadores deben estar muy atentos a cualquier cambio, así sea mínimo en la conducta del niño para intentar detectarlo.

    Sin embargo, no siempre es bastante sencillo poder percatarse de eso, pero tomando en cuenta los siguientes puntos, se puede lograr detectar si el niño está sufriendo de bullying o no:

    • Cambios de humor bruscos: Los niños pueden presentar alta agresividad, irritabilidad frecuente, enfados de forma excesiva por cosas sin importancia o sin causa aparente, pueden tener ansiedad, tristeza, lloro y desconsuelo, sin ningún tipo de motivo, es por eso que los padres deben estar muy atentos a cualquier cambio de actitud a la que no se le encuentra ningún tipo de justificación y que sigue permaneciendo durante mucho tiempo.

     

    • Dejarle realizar actividades placenteras: En el caso de algunos niños, suele abandonar actividades, ya sean lúdicas o deportivas que siempre han sido agradables para ellos, y esto sin duda, es una señal de que puede existir algún problema en su entorno.

     

    • No le gusta hablar con los demás: En algunos casos, el niño suele pasar que se cierre mucho y esto haga que no quiera hablar con nadie de su entorno ni amigos, familiares, profesores y esto es una señal bastante clara de que existe algún tipo de problemática.

     

    • Trastornos del sueño o pesadillas: Como ya se mencionó es muy común que un síntoma característico del bullying sea los trastornos del sueño, y esto es un indicador clave de que el niño está sufriendo acoso escolar, es por eso que se debe estar atento, es decir si a la niña le cuesta dormirse, se despierta múltiples veces, tiene pesadillas o incluso si duerme también de una forma excesiva, lo cual en ocasiones es un síntoma depresivo, todo esto no es más que una respuesta ante cualquier situación que le genere ansiedad y angustia debido al acoso recibido.

     

    • No quiere ir al colegio: Cuando el niño constantemente, evita a toda costa ir a la escuela, diciendo que siente malestar, que le duele algo o cualquier excusa que pueda lograr impedir

     

    • que él vaya a clases, sin duda, es una señal bastante típica de que existe algún problema en el ámbito escolar.

     

    • Baja su rendimiento escolar: En ocasiones, puede que ocurra ciertos altibajos en el rendimiento escolar del niño o adolescente, por distintos motivos, sin embargo, esto se convierte en una señal de alarma cuando el descenso es generalizado en el rendimiento académico, y se mantiene durante bastante tiempo, ya que esto no es más que una consecuencia del acoso escolar.

     

    • Extravía sus pertenencias o las tiene rotas: Sin duda, un claro síntoma de que el niño está presentando acoso escolar, es que llegue a casa en múltiples ocasiones sin ninguna de sus pertenencias o con un gran deterioro en alguna de ellas, esto es una forma muy común de intimidación por parte del victimario, para tratar de someter a la víctima.

     

    • Posee algún tipo de maltrato físico: Cuando el niño llega a casa con algún tipo de lesión como moretones o heridas, esto puede ser una notable señal de agresión física que el niño puede estar sufriendo con mucha frecuencia, es muy probable que esté siendo víctima de maltrato por parte de uno o más acusadores.

    la humillación que recibe la víctima aumenta más debido a las personas que observan dichos actos

    Tipos de Bullying.

    El acoso escolar es bastante amplio y es por eso que dentro de él podemos encontrar muchos tipos de Bullying, los cuales conoceremos a continuación de una forma más detallada.

    Bullying Verbal.

    Hablamos de Bullying verbal, cuando el victimario en este caso, hace uso de insultos, apodos, chismes, amenazas o incluso burlas, todo esto con el fin de que esta persona se sienta asustada, discriminada.

    Asimismo, si en alguna ocasión les ha tocado vivir alguna experiencia similar, sabrán comprender que cada uno de esos actos, son humillantes y dañinos para la víctima, todo esto puede ocasionar que la persona se aleje de sus compañeros, con la finalidad de evitar cualquier trato desagradable.

    Bullying Social.

    Este se da cuando un grupo de niños, intenta alejar a uno del grupo o de una actividad en específico, logrando así que éste se encuentre aislado y excluido del resto. Esto se puede clasificar en dos categorías, la directa y la indirecta.

    • Forma directa: En la parte directa, se encuentran todas las situaciones en la que esa exclusión es bastante explícita, de esta forma se obliga a la víctima a alejarse de los demás mediante palabras o empujones.

     

    • Forma indirecta: Esta hace referencia, a cuando se intenta de cierto modo excluir al otro, de una forma más implícita como, por ejemplo, ignorándolo o fingiendo que esa persona no existe.

    Debido a ello, si en algún momento has pasado por ese tipo de situaciones, debería saber que esto suele ser muy doloroso para las víctimas, ya que estas intentan evitar a toda costa cualquier grupo, para no sentir nuevamente ese tipo de sentimientos, esto puede ser perjudicial para ellos, ya que evitan el contacto con nuevas amistades llevando así es que la persona se sienta sola.

    Bullying Psicológico.

    El Bullying psicológico, hace referencia a cuando el victimario finge temor a la amenaza, chantajes, intimidación o cualquier tipo de manipulación, haciendo cuenta del daño que éste le puede llegar a ocasionar, todas esas advertencias, pueden tanto ser llevadas a cabo como no, pero, de cualquier forma, el miedo que llega a sentir la víctima es completamente real.

    Ahora bien, el objetivo principal de todo esto es que la víctima tenga por mucho tiempo esa sensación de temor, para que pueda dejar que el abusador haga todo lo que quiera hacer.

    Sin duda, este tipo de Bullying específico, suele tener consecuencias bastante graves, ya que vivir constantemente con una sensación de vulnerabilidad, al ver esa persona que te puede hacer sentir una punzada en el estómago paralizado y sin habla, es bastante preocupante, puede generar también que la confianza y la autoestima se vean afectadas, así como también se puede convertir en un círculo vicioso, ya que facilita constantemente el abuso.

    Bullying Físico.

    Este se hace notable cuando la víctima sufre de violencia física, este tipo de violencia engloba lo que son golpes, empujones, patadas, así como también robos o palizas. Es por ello, que esta se podría decir que, es una de las formas de acoso más comunes y más sencillas a la hora de detectarlas, ya que en la mayoría de los casos se deja ciertas marcas visibles como moretones, cortes, raspones, los cuales pueden generar mucho miedo, y a su vez un daño emocional bastante grande.

    Sin embargo, todas esas lesiones que quedan de forma perenne en las víctimas, son las que hacen que esto sea fácil de identificar, sin embargo, esto no deja de ser una situación algo complicada, ya que, en muchas ocasiones, el niño no señala quien le ocasionó los daños por miedo, a todas las represalias que el agresor pueda tomar en su contra, en el caso de que el niño decida decir quién es, las medidas deben ser bastante efectivas, ya que sino el niño puede quedar completamente expuesto.

    Bullying Sexual.

    Esto se puede catalogar como una de las formas de acoso más perturbadoras para la víctima, ya que la agresión irá netamente a intimidarla y abrumarla a través de ciertas conductas sexuales, normalmente se encuentra dentro de la tipología que explica que obligar a un individuo, a realizar ciertas acciones sexual en contra de su voluntad, esto puede incluir forzar o cualquier cosa, que esté alusiva en un ámbito sexual.

    De igual manera, también en ocasiones puede incluir, que haga referencia a las partes sexuales de otra persona, para que el resto de los compañeros lo tome como objeto de burla, esto se encuentra también dentro de lo que es el bullying sexual, así como también asegurará que esta persona tiene una tendencia sexual distinta a la que dicta su sexo.

    Normalmente, cuando el agresor llega a la etapa de la adolescencia incrementando, exigiendo a la víctima que se tome fotos mostrando alguna parte íntima, los pueden obligar a besar o tocar órganos genitales de la otra persona en algunos casos, que llegan a ser bastante extremos, los fuerzan a tener relaciones sexuales.

    Cabe destacar, que es importante aclarar que el Bullying sexual, puede ser aplicado a cualquier género ya sea niño o niña, acciones que sean ejecutadas por los victimarios, son las que determinan el tipo de gravedad que puede tener el asunto, debido a que no todos los victimarios emplean técnicas a la hora de intimidar.

    Debido a ello, es muy importante que los padres sepan reconocer sobre este tipo de amenazas y manipulaciones, ya que es muy común que la mayoría omita su existencia y se pongan en una posición de negación, a pesar de que su hijo puede estar en esas situaciones.

    Cyberbullying.

    El cyber Bullying, se podría decir que es una de las últimas formas de acoso, la cual puede resultar bastante grave y compleja, ya que hace uso de los medios electrónicos interactivos, en este tipo de agresión la víctima sufre insultos, amenazas y burlas o en algunas ocasiones son difamadas por distintos chismes, fotos o videos que van circulando sin su consentimiento.

    Igualmente, debido a que esto se llevará a cabo dentro de un universo digital, pueden lograr un enorme alcance y tener bastante visibilidad, es por eso que resultan tan peligrosas, además de esto, tiene una gran ventaja para el agresor, es que se pueden realizar de forma anónima, esto hace que sea mucho más complicado de tenerlo todo, esto puede ocasionar que la persona se aísle por completo y tenga miedo de ir a la escuela y que los acosos puedan continuar allí.

    Es probable que quizás a alguno de ustedes en algún momento de su vida le haya tocado vivir ese tipo de situaciones o hayan estado del otro lado, ya sea de una forma consciente o inconsciente, de ser así es importante que sepan que aún están a tiempo de revertir ese error, borrando cualquier tipo de comentario, la intención, o pidiendo disculpas por los daños ocasionados.

    Ahora bien, no podemos confundir el Cyber Bullying con bromas inofensivas, ya que estas van mucho más allá, cuando esto ya no es divertido para la persona que no está sufriendo, y comienza a molestarle u ofenderle.

    Sin embargo, se podría decir que para ejemplificarlo es bastante sencillo, ya que existen distintos ejemplos para hacerlo dependiendo del grupo de amigos, uno de los más frecuentes, son las bromas que se basa en cosas que la víctima no puede controlar, como, por ejemplo, su peso, su forma de jugar, un deporte, su altura, alguna condición que parezca, entre otros, todo esto suele ser muy frustrante para la persona perjudicada.

    Para finalizar, sin duda, el Bullying suele ser algo bastante serio, aunque para muchas personas no represente algo grave, indudablemente es algo que, si puede llegar a serlo, ya que puede desencadenar consecuencias muy graves e irreversibles

    ¿Quieres Hablar conmigo?

    Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible

    Nuestros post más leídos

    Entradas relacionadas

    Jessica Davó García

    Jessica Davó García

    Graduada en Educación Infantil por
    la Universidad Católica, San Antonio de Murcia (UCAM), graduada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), especializada en Trastornos
    del Espectro Autista y Atención Temprana.

    Deja un comentario