Psicología Conductismo

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Dentro de la Psicología existe un sinfín de orientaciones teóricas. En ocasiones podríamos compararlas con ciertas ideologías políticas o también creencias religiosas, ya que los paradigmas dentro de la Psicología suponen directrices de conducta, las cuales nos ayudan a ejercer esta práctica de distintas formas.

Conductismo Psicología

Es por ello, que en esta oportunidad hablaremos acerca del Conductismo, el cual es una de las orientaciones dentro de la Psicología, aunque en la actualidad es más común que se practique el cognitivo-conductual.

Psicología: El Conductismo

El Conductismo es una corriente de la Psicología, la cual se enfoca principalmente en lo que es el estudio de las leyes comunes, que buscan determinar el comportamiento tanto humano como animal.

Cabe destacar, que dentro de los orígenes del Conductismo podemos encontrar que se dejó a un lado lo intrapsíquico, para enfocarse principalmente en lo que es la Conducta Observable, ya que se prioriza lo objetivo por encima de cualquier cosa subjetiva. Es por eso, que el conductismo pone a cualquier planteamiento psicodinámico y fenomenológico.

Asimismo, dentro de una perspectiva conductista se podría entender lo que llamamos mente o vida mental, tan solo como una abstracción de lo que realmente debería estudiar la Psicología, lo cual vendrían siendo los vínculos que se establecen entre estímulos y respuestas en contextos determinados.

Por otra parte, dentro del Conductismo podemos encontrar que los seres vivos son catalogados como tabulas rasas, los cuales tienen una conducta determinada por los esfuerzos y castigos que reciben debido a predisposiciones internas. Por consiguiente, normalmente el comportamiento no depende únicamente de fenómenos internos como los instintos o los pensamientos, sino de todo lo que rodea al ser humano.

Todos los procesos que ocurren en el sistema nervioso para muchos psicólogos son simplemente la causa de cómo actuamos, pero cuando se habla en un ámbito conductista no es más que otro tipo de reacción, generada a través de la relación que tenemos los seres humanos con nuestro entorno.

Conductismo: Enfermedad Mental

Es muy común que los conductistas se vean de cierta manera relacionados con el mundo de la Psiquiatría y esto se debe a que utilizan el método experimental para poder obtener conocimientos. Sin embargo, esta relación no es válida ya que los conductistas están claramente diferenciados de los psiquiatras, además, una de estas grandes diferencias es la oposición de parte del Conductismo hacia el concepto de enfermedad mental.

Ahora bien, enfocándonos en la Filosofía aplicada a la Psicología podemos entender que no pueden existir conductas patológicas, debido a que normalmente son juzgadas según su adecuación a un contexto en específico. Sin embargo, las enfermedades deben tener una causa biológica que se encuentre de forma aislada y conocida.

De igual manera, los conductistas normalmente señalan que no existen evidencias contundentes, a favor de la existencia de estos biomarcadores en el caso de los trastornos mentales. Es por esa razón, que se oponen al tratamiento de fobias y trastorno obsesivo compulsivo con psicofármacos.

La Psicología vista desde el Conductismo

En la Psicología, vista desde el conductismo, es imposible no retomar las ideologías de Watson, ya que el criticaba mucho la metodología introspectiva de Wundt y sus seguidores.

De hecho, durante una conferencia en el año 1913, se considera que fue el nacimiento del Conductismo y fue allí cuando este autor afirmó, que para poder ser científica la Psicología se debe centrar más que todo en lo que es la conducta, en lugar de cualquier estado mental o conceptos como la conciencia o mente, ya que no se pueden analizar de forma objetiva.

Entonces, Watson mostraba también un total rechazo ante la concepción dualista que busca separar el cuerpo y la mente, él planteaba que la conducta tanto de las personas como de los animales deberían ser estudiadas de igual forma, ya que una vez que se deja a un lado el método introspectivo, entonces no habrá una diferencia real entre ambas.

En efecto, es importante mencionar que durante un controvertido experimento Watson y su ayudante Rosalie Rayner, lograron provocar una fobia a las ratas y a un bebé de 9 meses quién lleva por nombre Albert. Para poder llevar esto a cabo, utilizan una rata junto con sonidos fuertes y esto demostró que la conducta de los seres humanos, no solamente es predecible, sino que también puede ser modificada.

Conceptos del Conductismo:

Dentro del Conductismo, existe una serie de conceptos básicos que lo conforman, los cuáles son:

  • Estímulo: Es el nombre que recibe cualquier señal, información o incluso evento, el cual produce una reacción por parte de un organismo.
  • Respuesta: Se refiere a la conducta de un organismo, la cual surge en forma de reacción ante un estímulo.
  • Condicionamiento: Cuando hablamos de condicionamiento hacemos referencia a un aprendizaje, el cual se da debido a la asociación entre el estímulo y la respuesta.
  • Refuerzo: Es la consecuencia de una conducta, la cual aumenta debido a la probabilidad de que vuelva a repetirse.
  • Castigo: Es lo opuesto al refuerzo, es una consecuencia que hace disminuir la probabilidad de que la conducta se vuelva a presentar.

Terapia Cognitivo-Conductual

En el área de la intervención psicológica y también lo que es la Psicología Clínica, existe una diversidad de propuestas que son ofrecidas a los distintos pacientes que puedan existir y sus problemáticas. Existe una variedad muy amplia de intervenciones, sin embargo, hay una que puede ir de cierta manera relacionada con el conductismo, la cual es la terapia cognitivo conductual.

Es decir, ésta es una orientación terapéutica la cual está respaldada científicamente para distintos tipos de intervención. Adicional a ello, es importante mencionar que se puede adaptar a un sinfín de necesidades y problemas de los pacientes.

Modificación de pensamientos y comportamientos.

Todos en algún momento de nuestra vida, hemos tenido la idea convencional de lo que puede llegar a ser un problema psicológico, es muy probable que en ese momento nos demos cuenta que ese tipo de problemáticas puede tener dos lados.

Por una parte, podemos tener lo que es la vertiente material y objetiva, la cual puede ser conocida con mucha más facilidad por las personas, además, puede medirse a raíz de baremos concretos.

Desde otra perspectiva, tenemos el lado el cual responde a estados completamente subjetivos de la conciencia, es decir, aspectos que pertenecen a la vida material y privada de la persona que tienen la problemática, esto puede llegar a tener ciertas repercusiones a nivel emocional.

Es por esa razón, que la terapia cognitivo conductual es tan importante puesto que responde a la necesidad de intervenir esos dos aspectos. Esto lo realiza impulsándose gracias a lo que son las sinergias, las cuales se establecen entre la parte de la intervención que se enfoca a los procesos mentales.

Asimismo, la otra que se enfoca en las acciones y los cambios en el entorno material del paciente, es decir, una vez que se atacan estos dos ámbitos se puede lograr un cambio tanto en las acciones, como en los pensamientos del paciente y así lograr una mejoría.

Diferencias con el conductismo

Para muchas personas la terapia cognitivo conductual suele tener cierta similitud con el conductismo, sin embargo, bien sabemos que esta terapia suele tener ciertos fundamentos de la psicología conductual, como hacer énfasis en el proceso de aprendizaje práctico lo que es la idea de la asociación.

Debido a esto, se podría decir que es un concepto central dentro de la terapia cognitiva, pero adicional a esto, logra integrar lo que es la necesidad de actuar sobre la conducta, también vemos lo que son los pensamientos de la persona.

Cabe destacar, en esta terapia se da la intervención sobre la parte mental, ya que se centra en ciertos esquemas cognitivos y también las categorías conceptuales a partir de las cuales la persona puede interpretar la realidad.

En efecto, dentro del proceso de la terapia cognitiva, se ven lo que son las creencias poco adaptativas, una vez que éstas han sido localizadas con el fin de que el paciente pueda tener la capacidad de delimitarla en su día a día.

De esta manera, por ejemplo, si la persona llega tener problemas de autoestima se le puede enseñar a focalizar su atención, a las muestras de admiración que recibe por parte de sus familiares, amigos, las cuales puede ser un estímulo que en ocasiones no vemos y son muy importantes cuando la autoimagen se encuentra afectada.

Por último, es importante mencionar que la terapia cognitivo conductual tenga cierto parecido con la Psicología Cognitiva, ésta suele basarse en lo que es la idea de las emociones y algunos estilos de conducta, no dependen solamente de estímulos físicos, sino que estos se pueden ver afectados por nuestro entorno y que también los pensamientos pueden dar forma a la manera en la que percibimos los estímulos.

¿Quieres Hablar conmigo?

Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible

Nuestros post más leídos

Entradas relacionadas

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Graduada en Educación Infantil por
la Universidad Católica, San Antonio de Murcia (UCAM), graduada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), especializada en Trastornos
del Espectro Autista y Atención Temprana.

Deja un comentario