La Violencia Simbólica

Jessica Davó García

Jessica Davó García

Debemos tener presente que, durante muchos años, la sociedad se ha enfrentado a distintos fenómenos como, por ejemplo, es el caso de la violencia, la cual ha estado presente en muchísimos momentos de la historia de la humanidad, y hace que muchos pensadores se planteen si el ser humano es un ser violento y agresivo por naturaleza, siendo la menos conocida por su término, la Violencia Simbólica.

La Violencia Simbólica

En este sentido, podríamos decir que, en cuanto a la violencia como tal, existen distintas representaciones y manifestaciones, una de las más comunes es la Violencia Física, Verbal y Psicológica. A pesar de esto, existen otras formas de violencia, que son un poco más sutiles que el resto, como, por ejemplo, la Violencia Simbólica, y es que, más allá de que aparentemente no sea tan riesgosa, tiene su nivel de daño e igual es hiriente.

Cabe destacar, que podríamos decir que este estilo de violencia, normalmente, se encuentra bajo la superficie, en el sentido de que son cubiertas por distintas interacciones sociales y culturales. Debido a ello, hace que pasen desapercibidas para la mayor parte de la población, en comparación con la Violencia Física o la Violencia Simbólica, y es que si bien esta última, no deja ningún tipo de marca visible, igualmente el impacto y la herida que causa puede ser igual de grave que otros tipos de violencia.

Habitualmente, cuando hablamos de esta clase de Violencia Simbólica, debemos comprender que, hacemos referencia a ciertos mecanismos en los cuales un individuo busca ejercer el poder y la dominación, a través de distintos símbolos, significados, o ciertas representaciones que se hacen presentes a nivel cultural.

    autora jessica 150

    ¡Contáctame, Si quieres mas información!





    Ahora bien, digamos que todo lo expuesto previamente, es lo que busca principalmente, este artículo, que es el permitirnos conocer más a fondo  a este tipo de violencia, y que las personas puedan conocer cuál es la relevancia que esta tiene en la vida de la mayoría de los individuos, y su influencia que, normalmente, radica de esa construcción de identidades individuales y colectivas, por todo lo anteriormente mencionado, si te interesa saber más acerca de la Violencia Simbólica, te invito a que continúes leyendo.

    ¿En qué consiste la Violencia Simbólica?

    Debemos definir a profundidad en primer lugar este acontecimiento, y es que la Violencia Simbólica, podríamos decir que vendría siendo una especie de noción teórica, la cual se desarrolló de la mano de un sociólogo francés, quien tenía por nombre Pierre Bourdieu.

    Qué es la Violencia Simbólica

    En este sentido, podemos agregar, que, durante los años 70, según estudios de este autor, catalogaba a este tipo de violencia como una forma de dominación bastante sutil en comparación con la Violencia Física o Directa, sin embargo, tiene un poder bastante grande en lo que es la reproducción y repercusión de las distintas desigualdades que existen a nivel social.

    Asimismo, esta clase de Violencia Simbólica, principalmente, se basa en lograr imponer ciertos significados, valores y representaciones culturales, que, en muchas ocasiones, son aceptados por la sociedad como algo completamente natural y legítimo por quienes lo ejercen, normalizando así patrones que no son correctos.

    Debido a ello, debemos tener en cuenta, que es este estilo de violencia, el que trabaja en lo que es la construcción de una especie de realidad social, ya que busca influir en la percepción que tienen los individuos acerca de ellos mismos o también de otras personas, así como también sobre ciertas estructuras de poder que regula la sociedad.

    Igualmente, podríamos decir que esta clase de violencia se manifiesta a través de instituciones como en la familia, la educación, los medios de comunicación, o las prácticas culturales, todas ellas, sin duda, a lo largo del tiempo se van transmitiendo de generación en generación, las mismas van reforzando valores, normas y creencias que buscan sustentar las distintas jerarquías sociales.

    Aunado a ello, podríamos afirmar que una característica bastante resaltante en este tipo de Violencia Simbólica, es la internalización de esa opresión que imparten los distintos grupos o individuos a sus órdenes, es por ello, que a aquellas personas que forman parte de grupos de personas que son desfavorecidas, en numerosas ocasiones, les corresponde adoptar o legitimar todos esos valores y estructuras de poder dominantes, a pesar de que estos sean partícipes de su propia opresión.

    De igual manera, tenemos que esta violencia se ejerce a través de esa complicidad inconsciente que tienen muchas veces las personas oprimidas, se busca construir todos esos estereotipos y representaciones sesgadas de lo que es el género, la raza, la clase u otras categorías a nivel social, que sólo ocasionan que se genere esa cultura dominante que busca discriminar y marginalizar a distintos grupos con prejuicios.

    Aunado a ello, tenemos que uno de los ámbitos que más se ve afectado con este tipo de violencia en específico, es el género, y es que, muchas veces, esa imposición del rol de género tradicional, la cosificación de la mujer y la invisibilidad de ciertas identidades, como, las no binarias, son ejemplos claros de cómo aún en la actualidad, sigue existiendo esta Violencia Simbólica.

    ¿Dentro de la familia se genera y se reproduce la Violencia Simbólica?

    Debido a esos discursos que, en numerosas ocasiones hemos recibido, estas figuras de poder, podríamos decir que se graban en nuestro interior, y así hacen que se reproduzca esta clase de violencia dentro de las familias, de generación en generación.

    Dónde se da La Violencia Simbólica

    Asimismo, es por eso, que muchas veces, la familia es la principal fuente de donde emana este tipo de violencia, y lo podemos observar más precisamente a través de un ejemplo, y es que los roles que, normalmente, deben aprender las niñas y los niños, estos mayormente son asumidos por los padres.

    Igualmente, tenemos que agregar que la familia en sí, se encarga de generar distintos prejuicios tanto en los varones como en las niñas, esto en distintas oportunidades, se convierte en una especie de disputa de poder.

    Ahora bien, recordemos que nuestra familia es la fuente principal donde podemos nutrirnos y aprender absolutamente la mayoría de nuestros valores, de nuestros parientes cercanos es que mayormente aprendemos esas nociones para forjar nuestra personalidad.

    Debido a ello, podemos citar la importancia de que, si crecemos en un ámbito en el que se ve impuesto el machismo, la homofobia, entre muchos otros factores discriminativos, nos hace repetir este ciclo inconscientemente, hasta que seamos conscientes de que está mal y que sólo lo vemos desde la ignorancia y quizá, deseemos rectificarlo.

    ¿Cuáles son algunos ejemplos de la Violencia Simbólica?

    A pesar de que la Violencia Simbólica, no viene ocurriendo desde ahorita, sino que ha existido durante muchos años, y aunque muchas cosas han dejado de representarla, no podemos dejar a un lado la idea de que la misma, aún sigue existiendo.

    Cabe destacar, que es un tipo de agresión bastante sutil, el cual se manifiesta de diferentes formas y en distintos contextos de la vida cotidiana, sin duda, tiene un impacto muy enorme en la vida de los individuos, es por ello, que, a continuación, conoceremos algunos ejemplos de Violencia Simbólica que, muchas veces, buscan promover las desigualdades y los estereotipos de la sociedad.

    La Salud Mental con Tabú

    Digamos que uno de los principales ejemplos que refleja lo que es la Violencia Simbólica es el tabú que existe en cuanto a la salud mental, más concretamente nos referimos a esa estigmatización, que, en muchas ocasiones, afecta a millones de personas alrededor del mundo, y es que, a pesar de que, normalmente, existe información para que se comprenda mucho más sobre la salud mental y sus componentes, aún en la actualidad, existen distintos prejuicios y estereotipos que hacen crear ambientes un poco tóxicos para las personas que sufren algún tipo de trastorno.

    Asimismo, es importante resaltar que, eventualmente, algunos medios de comunicación tienen un papel fundamental en la formación de opiniones y actitudes, que siguen muchos individuos en relación a la salud mental.

    Frecuentemente, es muy común, que dichos medios, presenten ciertas historias o personajes que, en cierto modo, buscan reforzar todos esos estereotipos perjudiciales, como, por ejemplo, esa relación entre la enfermedad mental y la violencia, no poder tener una vida productiva, ya que tienen un trastorno mental, entre otras. Debido a ello, tenemos que todas esas representaciones nos llevan a que exista una exclusión de las personas con alguna condición o trastorno, y hace que la confianza de la sociedad en general hacia ellos igualmente se perpetúe.

    No obstante, debemos agregar que el que exista este tipo de contenido perjudicial para las personas con algún trastorno o condición, hace que el acceder a un servicio de salud mental se llene de mucho más estigma, debido a las distintas formas de discriminación, o mayormente, el miedo y rechazo.

    Por consiguiente, tomemos en cuenta todos los argumentos previamente expuestos ya que, por eso, es que muchos individuos que se ven en la necesidad de acudir con un psicólogo evitan a toda costa hacerlo. Recordemos que el estigma, es una de las principales fuentes para cerrar barreras, y esto nos impide por completo acudir con quien realmente debemos hacerlo y tomar un tratamiento oportuno y adecuado a nuestra situación.

    Racismo Institucional

    En este apartado, tenemos que hablar acerca del Racismo Institucional, la cual es una forma de Violencia Simbólica encubierta que se manifiesta en prácticas y estructuras sociales, administrativas y legales, que perpetúan la discriminación racial. A diferencia de la discriminación individual, el Racismo Institucional, opera sistemáticamente y afecta diversos aspectos de la vida de las personas pertenecientes a grupos raciales minoritarios.

    El racismo y La Violencia Simbólica

    Aunado a ello, tenemos que las instituciones gubernamentales, educativas y sociales, desempeñan un papel fundamental en la perpetuación del racismo institucional, todo ello ocurre a través de políticas y prácticas discriminatorias, se crea un entorno en el que las personas de grupos raciales minoritarios enfrentan desigualdades y obstáculos estructurales, que dificultan su acceso a oportunidades y recursos.

    Ahora bien, para una mayor comprensión, vamos a traer a colación un ejemplo claro de Racismo Institucional, el cual se observa en el sistema educativo. Tal como se puede apreciar en las escuelas ubicadas en zonas desfavorecidas, donde suele haber una mayoría de estudiantes pertenecientes a grupos minoritarios, a menudo, reciben menos recursos, y cuentan con profesores menos capacitados, en comparación con las escuelas ubicadas en áreas más privilegiadas.

    Debido a ello, es que apreciamos esta disparidad educativa, la cual perpetúa la desigualdad desde temprana edad, afectando las oportunidades futuras de los estudiantes y contribuyendo a la reproducción de la marginación.

    Cabe destacar, que el sistema judicial también puede estar plagado de Racismo Institucional, puesto que existen investigaciones que han demostrado que las personas pertenecientes a grupos raciales minoritarios, suelen enfrentar un trato injusto en el sistema de justicia penal, desde la etapa del arresto hasta la imposición de sentencias más severas.

    Aunado a ello, debemos agregar que, la discriminación racial, puede influir en las decisiones judiciales, lo que aumenta la probabilidad de que las personas de grupos minoritarios, sean condenadas o reciban penas más severas.

    Tipos de Celos

    Diferentes tipos de Celos

    Normalmente, se conoce que los Celos, son un fenómeno muy frecuente en los seres humanos, sin embargo, es imposible entenderlos ...
    ¿Cómo formar la Autoestima?

    Autoestima Baja

    La Autoestima puede variar mucho a lo largo de nuestra vida, es que esta misma va a depender del nivel ...
    cuando las personas sufren de dependencia emocional

    Dependencia Emocional

    La Dependencia Emocional, para muchas personas puede ser un término conocido, sin embargo, muy pocos conocen el significado exacto que ...
    Consecuencias del Bullying.

    Bullying en el Colegio.

    En la actualidad, una serie de estudios han demostrado que, durante el tiempo de la pandemia, y todas las nuevas ...
    un trastorno psicológico

    Fobias

    En muchas ocasiones, hablamos de las Fobias como algo de lo que no debemos preocuparnos, sin embargo, a pesar que ...
    Déficit de Atención

    Déficit de Atención

    En algún momento de nuestra vida hemos oído hablar acerca del trastorno de déficit de atención, el cual es un ...

    Cosificación de la Mujer

    Otro ejemplo bastante claro para comprender a la Violencia Simbólica es a través de la Cosificación de la Mujer, ya que este tipo de práctica reduccionista, se basa principalmente, en hacer uso de las mujeres como objetos sexuales, que sólo funcionan para el disfrute y satisfacción de los hombres, sin tomar en cuenta su individualidad, inteligencia o las distintas capacidades que ellas puedan tener.

    Por otra parte, también tenemos que, tanto a nivel publicitario, como de películas, programas de televisión, series o músicas, es muy común ver imágenes que hagan y promuevan la Cosificación de la Mujer, ya que, en ellas, podemos ver poses sugerentes, cuerpos idealizados, o roles sumisos o pasivos, que sólo hacen que crezca esta idea de que las mujeres son objeto de deseo y no tienen ninguna capacidad de autonomía.

    Debido a ello, es que podemos afirmar que, en cuanto a la Cosificación de la Mujer, ayuda a la objetivación y la sexualidad que permanece en la sociedad, y esto, normalmente, puede ocasionar que exista discriminación en un ámbito laboral, en relaciones personales, o también da mucho pie a la posibilidad de que se incurra a la Violencia de Género.

    Sin embargo, consideremos que cuando las mujeres son reducidas a papeles simples como, por ejemplo, objetos de deseo sexual, se les está negando por completo la humanidad que ellas poseen, y se les trata simplemente como seres inferiores o subordinadas de los hombres.

    Lenguaje Sexista

    Cómo ya hemos escuchado alguna vez, las palabras tienen bastante poder, y, normalmente, a través de ellas, buscamos dar sentido a nuestras vivencias o también las representamos a través del lenguaje.

    Debido a ello, es que desde que somos muy pequeños vamos absorbiendo todo ese lenguaje que  nos rodea, y que, muchas veces, perpetúa en los roles y expectativas de género, entonces es allí, donde esa construcción del género que se presenta a través del lenguaje, incluye lo que es establecer ciertas categorías o componentes que pueden ser “apropiados” para cada género, esto es lo que lo hace bastante negativo, ya que se restringe la libertad individual de cada persona, y vamos promoviendo la discriminación.

    Ahora bien, es por eso, que tener un tipo de Lenguaje Sexista, sin duda, te convierte en una persona excluyente, es marginar a personas, como, por ejemplo, las no binarias o los individuos que no identifiquen con categorías binarias y tradicionales en cuanto al género.

    Asimismo, cuando recurrimos a la utilización de ciertos pronombres o términos que asuman de forma automática la existencia de solo dos géneros, puede hacer que se promueva al mismo tiempo la invisibilidad o negación de otras identidades, lo cual todo esto no hace más que seamos parte del problema, ya que promovemos la discriminación de estas personas.

    Recuerda leer nuestro artículo acerca del Psicópata Emocional

    Estereotipos Culturales

    En este aspecto, tenemos a los Estereotipos Culturales, que son ejemplos comunes de la Violencia Simbólica en los cuales se simplifica y generaliza a ciertos grupos culturales o étnicos, y es por ello, que estos estereotipos pueden basarse en prejuicios históricos, creencias falsas o malentendidos, y a menudo, se van transfiriendo a través de la cultura popular, los medios de comunicación y las interacciones sociales.

    Los estereotipos culturales

    Cabe destacar, que estos Estereotipos Culturales, tienen un impacto significativo en la forma en que las personas pertenecientes a un grupo étnico o cultural, se ven a sí mismas, y en su identidad cultural, y es que, al reducirse a un conjunto limitado de características o comportamientos, las personas pueden sentirse estigmatizadas o ignoradas, lo cual, sin duda, todo esto puede desembocar a una Autoestigmatización y a un esfuerzo por encajar en el molde impuesto por los Estereotipos Culturales.

    Asimismo, tenemos que, estos Estereotipos Culturales, pueden fomentar la discriminación y la exclusión de ciertos grupos étnicos o culturales en la sociedad. Debido a ello, es que podemos observar que, cuando los estereotipos negativos son ampliamente aceptados, pueden llevar a la marginalización y al prejuicio contra las personas que pertenecen a esos grupos.

    En este sentido, podemos agregar que todo esto puede manifestarse en diferentes áreas de la vida diaria, como, por ejemplo, el trabajo, la educación y las interacciones cotidianas.

    Para concluir, debemos agregar que la Violencia Simbólica, tal como hemos experimentado en el presente artículo, puede representar uno de los problemas más grandes en la sociedad, y es que, debido a que se manifiesta de una forma tan sutil, suele ocurrir que, en la mayoría de los casos, si normalizamos este tipo de violencia, es cuando más daños pueden ocasionar a las personas.

    Es por ello que siempre debemos informarnos y conocer más sobre distintos temas, tal como el de la Violencia Simbólica, ya que, en múltiples ocasiones, la ignorancia y la desinformación, es lo que fomenta este tipo de violencia, por no buscar la forma efectiva de erradicar este tipo de patrones, recordemos que preocuparnos por nuestra salud mental, es lo más importante.

    Si sentimos que padecemos de este tipo de violencia o alguna similar, es de suma importancia acudir con un profesional de la salud mental, quien nos brindará las herramientas necesarias acerca de cómo lidiar con este tipo de situaciones, ya que puede generar efectos devastadores en la vida de cualquier individuo.

    Referencias Bibliográficas

    Benalcázar-Luna, Magaly, and Gina Venegas. «Micromachismo: manifestación de violencia simbólica.» UTCiencia 2.3 (2017): 140-149.

    Dávila, Luis Felipe, et al. «Violencia simbólica: revisión de los estudios que acuñan el concepto en América Latina (2009-2019).» Novum Jus 14.2 (2020): 45-82.

    Gutiérrez, Alicia Beatriz. «Poder, hábitus y representaciones: recorrido por el concepto de violencia simbólica en Pierre Bourdieu.» Revista complutense de educación (2004).

    Serrano-Barquín, Carolina, et al. «Estereotipos de género que fomentan violencia simbólica: desnudez y cabellera.» Revista Estudos Feministas 26 (2018).

    Marín Suárez, Carlos, and David González Álvarez. «La romanización del Occidente Cantábrico: de la violencia física a la violencia simbólica.» (2011).

    Pross, Harry. «Violencia simbolica y violencia fisica.» CISC–Centro Interdisciplinar de Estudos de Semiótica da Cultura (1991).

    ¿Quieres Hablar conmigo?

    Déjame tus datos y me pondré en contacto contigo en la mayor brevedad posible

    Nuestros post más leídos

    Entradas relacionadas

    Jessica Davó García

    Jessica Davó García

    Graduada en Educación Infantil por
    la Universidad Católica, San Antonio de Murcia (UCAM), graduada en Psicología por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), especializada en Trastornos
    del Espectro Autista y Atención Temprana.

    Deja un comentario